6 decisiones para no tener que soportar tu trabajo

Por el octubre 18, 2016

Trabajas mucho y sin embargo, al volver a casa, tienes la impresión de no haber conseguido avanzar de verdad. Pierdes tiempo en interminables reuniones. Te interrumpen constantemente. Te abruman con correos que no puedes atender. Y ese teléfono que no para de llamar o de recibir mensajes, incluso a horas intempestivas…

¡Alto! Para no acabar quemado, es necesario que recuperes el control de la situación, tomando algunas buenas decisiones.

Decisión nº 1: optimiza tu tiempo

Vuelve a centrarte en tus prioridades. Anticípate a los acontecimientos cruciales planificando tu agenda, por etapas. Dedica un tiempo preciso a trabajar sobre los temas fundamentales.  Tómate la libertad de cortar el teléfono o el correo electrónico para trabajar sobre un tema importante.  Atrévete a decirle a tu colega Manolo que le ayudarás con gusto a resolver su problema… esta tarde, cuando hayas terminado el informe que prometiste a tu cliente enviar hoy.

Decisión nº 2: cuida tu comunicación

Tienes buenas ideas y merecen ser valoradas. Resérvate tiempo para entrevistarte con tus directores. Pon de relieve los beneficios para la empresa. Encaja positivamente las críticas, incorporándolas a tu reflexión. Te permitirán proponer una solución todavía mejor. Aprendiendo a ser flexible, reducirás tu estrés a la mitad.

Happy Business Team In Office At The Meeting

Decisión nº3: en las reuniones, expresa tu punto de vista

Atrévete a tomar la palabra durante las reuniones dirigidas por tus colegas o tus directores. Ofrece un punto de vista constructivo, señalando su relación con el objeto de la reunión… sugiriendo así, de forma diplomática, que es el momento de cerrar un debate o unas disquisiciones estériles.


Decisión nº 4: cuando tus compañeros te molesten, atrévete a decírselo

Toma la iniciativa de ir a ver a Fulano que habla demasiado alto en vuestro espacio común de trabajo y negocia con él algunas normas de comportamiento. También aquí, sé diplomático y, en lugar de decirle “hablas a voces”, dile más bien “necesito concentrarme en un tema complicado, ¿podrías hablar un poco más bajo?”

Decisión nº 5: acuérdate de pensar en tu carrera…

Para ocuparte de ti, ¡nadie mejor que tú! Tómate tiempo para hacerte preguntas sobre tu trayectoria, tus talentos, sobre cómo enfocas tu vida profesional y tu vida a secas…. Si lo que haces hoy día no te satisface, piensa en un cambio de rumbo en tu profesión.

Decisión nº 6: ¡resérvate tiempo para el ocio!

Esta noche, aprovecha para ver esa película de la que todo el mundo habla. Dicen que es una película refrescante.  Consulta ahora las próximas sesiones, cerca de tu casa en tu Smartphone. No olvides reservar un tiempo que te permita, regularmente, cultivarte, ampliar horizontes, desarrollar tu equilibrio interno. Una última sugerencia: apunta tus citas privadas en la agenda profesional. Así no tendrás que cancelarlas por culpa de un despiste.

¿A qué esperas para empezar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *